http://www.bsmshop.es/
es
0

BLOG

Bienvenido a nuestro blog donde encontrarás toda la actualidad sobre decoración de interiores y novedades sobre nuestros productos.

Sofá o sofá cama, ¿qué elegir?

sofa_cama.jpg

Publicado el 09/12/2015

¿Quieres o necesitas un sofá cama?

La compra de un sofá es una decisión muy importante a la hora de incorporar un mueble a la decoración y, seguramente, en alguna ocasión, habrás tenido que elegir un modelo que, a la vez, sea cama. Pero, ¿lo necesitas o sólo quieres un espacio extra para dormir?

¿Qué uso le vas a dar?

Si te planteas tener un sofá cama en el salón por si acaso, debes pensar primero en la comodidad de los que se sentarán en él, pues este es su uso principal. Quizás es lo suficientemente profundo y largo para un invitado de una noche, y bastará con retirar los almohadones del respaldo y usarlo como una cama individual. En cambio, si el uso va a ser más continuado, es mejor contar con un modelo específico.

Gestiona bien el espacio

En la decoración general, y de muebles en particular, nunca se puede olvidar uno de la cinta métrica, especialmente cuando hablamos de muebles del tamaño de los sofás. Si va a ir ubicado en el salón deberás medir el lugar en el que irá colocado, teniendo en cuenta, además, el espacio que necesita cuando está abierto (según su sistema de apertura) añadiendo unos centímetros alrededor para conservar la movilidad.

Las mesas y sillas deben ser fáciles de reubicar, especialmente si se planea usar el sofá a diario, y cuenta con tener una lámpara a mano, así como una mesa en la que colocar todo lo que necesites tener a mano cuando te acuestes.

Tanto el color como el diseño deben ajustarse a la decoración. No es recomendable abusar de cojines, almohadones o mantas cuando esté cerrado, ya que habrá que quitarlos a la hora de dormir. Procura que el modelo que elijas tenga un espacio interior en el que guardar la ropa de la cama. Averigua si puede plegarse con la cama hecha. 

Tipos de sofá cama

Sofá cama modelo clic-clac

Muy popular porque resulta barato y fácil de abrir y cerrar. No puede desplegarse con la cama hecha y el colchón no suele ser de excelente calidad, por lo que se recomienda su uso esporádico. Se abre como un libro. Es un modelo ancho. Algunos llevan cajonera y otros no. Son desenfundables.

Sofá cama deslizante

Ocupa menos, pues el largo coincide con el ancho. Consiste en un cajón que se saca deslizándolo desde debajo del sofá. La plancha de asiento se despliega también para conformar el colchón. Su somier es de lamas y tiene precios asequibles. No se puede cerrar con la cama hecha pero la ventaja es que es más fácil de ubicar. Es desenfundable.

Sofá cama desplegable

Es el modelo más cómodo y puede tener un somier de lamas y colchón de muelles o látex. Es de larga duración y, aunque es un modelo tradicional, ha evolucionado mucho. La cama se puede guardar hecha.

Futón

Este tipo de sofá asiático se ha popularizado en los últimos años pero, para que resulte cómodo, debe ser de buena calidad. Queda casi a ras del suelo.

También es posible usar una cama individual pegada a lo largo de la pared, con almohadones que conformen el respaldo. Una solución económica y que siempre estará lista.

Como opción de diseño, el "Barcelona Couch, que desde luego no resulta barato, pero es una pieza excepcional por sus líneas puras y diáfanas.

Otras cuestiones a tener en cuenta

 

  • Si el uso es diario, invierte en un buen mueble: tu descanso es importante.
  • Si va a estar ubicado en el salón, verás que las opciones que mezclan diseño, funcionalidad y robustez descienden en picado.
  • Si se trata de la pieza principal de decoración en la habitación en la cual se ubica. Si puedes cambiarlo de habitaciones, obteniendo más posibilidades de jugar y combinar con el ambiente, sea de uso diario o no.

 

  • facebook
  • twitter
  • Share on Google+

VOLVER AL LISTADO DE NOTICIAS